5 consejos para mantener el brillo natural del granito

El granito es una de las piedras naturales más populares a la hora de decorar nuestros hogares, colocar lápidas o utilizar en negocios como restaurantes. Se trata de una roca de gran calidad, muy resistente y de larga duración. Por si fuera poco, su elevado contenido en cuarzo nos permite disfrutar de un fabuloso brillo. Aunque no exige cuidados especiales, sí que deberías saber como mantener el granito de una manera natural. Con muy poco trabajo podemos garantizar que luzca mucho tiempo como el primer día. En este post te explicamos algunas pautas para conseguirlo.

Trucos para conservar el brillo en el granito

Vamos a exponerte cinco consejos para que este material mantenga el brillo natural que lo caracteriza.

Limpieza diaria adecuada

El día a día es clave si quieres conservar su brillo y mantener el granito. Eso sí, no tendrás que hacer nada del otro mundo. Basta con pasar una esponja o un paño de microfibra con agua tibia y jabón para platos sobre la superficie para eliminar la suciedad. No olvides secarlo con otro paño de microfibra o incluso con papel de cocina. Así, te asegurarás de evitar los daños que causan los líquidos que, inevitablemente, se derraman sobre esta piedra y que, en parte, son culpables de la pérdida de brillo.

Evita los limpiadores agresivos o corrosivos

Seguro que en el armario de productos de limpieza tienes amoniaco o lejía. La tentación puede ser grande, ya que son muy eficientes a la hora de quitar manchas. Sin embargo, este tipo de limpiadores corrosivos son perjudiciales, ya que acabarán dañando la piedra y el sellador que la protege. Es cierto que, si los diluyes en agua, reducirás la corrosión (igual que pasa con el limón o el vinagre), pero aun así deberías evitarlos para que no pierda brillo. Si a pesar de todo hay un contacto accidental, seca la parte afectada rápidamente con papel de cocina o un paño.

Comprueba el sellado

A pesar de ser un material muy resistente, deberías tener en cuenta que es poroso. Esto hace que tengas que comprobar el sellado, una operación tan fácil como derramar unas gotas de agua sobre esta piedra. Si al cabo de unos minutos se reagrupa en gotitas sobre la superficie, el sellado es bueno. Sin embargo, si la roca absorbe el agua, deberás volver a sellarlo. Para ello, basta con que rellenes los espacios con un producto específico para proteger la estructura y recuperar así el brillo que buscas.

Ve con cuidado en el día a día

No nos cansaremos de decir que estamos ante una piedra resistente, pero eso no implica que lo aguante todo. Si vas con cuidado, conseguirás que tus granitos duren más y conserven el brillo más tiempo. Por ejemplo, utiliza una tabla de cortar para evitar que el cuchillo le cause daños y no dejes sartenes o cazuelas calientes sobre él. Estos pequeños detalles son imprescindibles para que el brillo no se vea afectado.

Pule el granito puntualmente

Finalmente, tenemos que hablar del proceso de pulido. Por suerte, no es necesario hacerlo con la misma frecuencia que si tuvieses otras piedras naturales diferentes, que te exigen un mayor mantenimiento. No obstante, cuando veas que ha perdido mucho brillo, sí que te recomendamos pulirlo.

Para ello, basta con que utilices productos específicos siguiendo las instrucciones de uso. Eso sí, has de usar paños suaves (como los de microfibra) y siempre mediante movimientos circulares y firmes. Si lo pules con cepillos de cerdas o esponjas de alambre, lo rallarás y no brillará tanto.

En conclusión, mantener el brillo natural del granito es algo realmente simple si tomas las precauciones necesarias a diario, lo cuidas como corresponde y, de vez en cuando, lo pules y compruebas el sellado. Especialmente si cuentas con una cocina diseñada en granito, como las que realizamos en Mármoles Artísticos Manolo Simón.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

No lo lee bien? Cambie el Texto aquí captcha txt

Start typing and press Enter to search

Taladrar MármolInscripción de lápidas | Mármoles Manolo Simón